¿Cuándo oír un pódcast?

Yo crecí oyendo radio y ahora se me dificulta un poco porque los equipos que tengo en casa no tienen receptor de radio, de hecho, me encantaría tener un radio como el que tenía en los años ochenta, el cual ponía detrás de la almohada en las noches para oír música y lo que contaba el locutor de turno. El mismo radio que llevaba a todas partes en mi casa, y que me acompañaba mientras me bañaba, me vestía, y me organizaba para hacer mis cosas y me iba contando en las mañanas lo que pasaba en el mundo y me entretenía. ¡Lo voy a comprar!

Pero ahora mi vida se mueve entre el celular y el computador, e Internet es mi aliado. No suelo entrar a oír radio por Internet, me refiero al simulcasting.

Creo que tiene que ver con que ya me parecen caducos los formatos de los programas en vivo por la mañana. No me gustan los personajes que están en las mesas de trabajo, pisándose mientras discuten; despreciando a sus oyentes, centrándose en el tipo de noticias generalmente tristes y violentas, lo más corrupto… pero además, la publicidad me incomoda.

Así que a mí me acompañan los podcast en diferentes momentos del día. Me gusta porque puedo hacer otras cosas mientras tanto. Puedo oír un capítulo de un podcast mientras hago la rutina de la mañana, con un tema de mi interés y sin publicidad incómoda. Puedo seleccionar otro que dure lo que tardo en el carro desde mi casa hasta mi destino. Lo descargo y no consumo datos y lo puedo pausar y retomar en cualquier momento.

Pero sin duda, mi mayor consumo de contenidos lo hago los domingos.

Acostumbro leer algo en el balcón cuando el clima lo permite, y con eso arranco mi ingesta. Mientras leo pongo música relacionada con lo que estoy leyendo. Por ejemplo, ahora y desde hace un tiempo, he venido leyendo con atención y calma El Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte, y mientras lo hago, oigo esta lista que me lleva al Tíbet. Mañas que tengo, pero que enriquecen mi experiencia de lectura.

Los domingos son los días en los que normalmente hago aseo general en mi apartamento, y normalmente cuando ya me activo para lo que en Antioquia llaman «hacer el destino», o sea, «hacer oficio», u organizar la casa, enlazo mi celular al parlante y a mi casa entra Pablo Jacobsen con su podcast Máximo Desempeño, el cual sigo sin falta hace dos años más o menos.

Le doy una vueltica a The Balck Bean, Intimacy Stories, para ponerle un poco de candela al domingo y oír historias íntimas de otra gente y ver cómo otros perciben su sexualidad y cómo se relacionan con los otros. Especialmente los de otras generaciones.

Y así voy de podcast en podcast mientras lavo la ropa, barro, trapeo, limpio vidrios, riego plantas… y me siento acompañada, aprendo, y me entretengo.

Por aquí también estaré compartiendo mis recomendaciones para que también entres en la onda del podcast y encuentres en cualquier momento el contenido que necesitas. No estamos solos y hay un montón de gente que habla de lo que tú quieres o necesitas oír. Un abrazo.

Ilustración para La Podcastera por Camila López

Publicado por la_podcastera

Encarretada recogiendo y entregando historias. Mi podcast: https://www.spreaker.com/user/veroloops

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: