Pablo Lipnizky en Máximo Desempeño

Desde hace unos años soy fiel oyente del Podcast Máximo Desempeño de Pablo Jacobsen y esta mañana de domingo, como de costumbre, abrí Spotify para buscar el capítulo de esta semana y me encontré con la hermosa sorpresa de tener el chance de oír a Pablo Lipnizky, una de las personas más influyentes de mi vida, en su programa. Un regalo poder oírlo aquí, en mi casa, mientras me hacía una mascarilla de azúcar morena, miel, avena y café. Alimento de la mañana. Y por supuesto se los comparto con todo el amor.

Pablo Lipnizky en Máximo Desempeño.

Si has visitado mi perfil en LinkedIn, sabrás que la educación es uno de los temas que más me interesan, junto con la música y la cultura. El interés por la educación se me reveló gracias a mi encuentro con Pablo Lipnizky, cuando en agosto de 2004 me hablaron de un trabajo como profesora de inglés en el Jardín Infantil Mundo Montessori en la ciudad de Bogotá. Pensar en ser profesora de niños era algo que no se me pasaba por la cabeza. Mi papá acababa de morir, estaba en problemas económicos y mi trabajo como traductora y subtituladora no era los suficientemente estable para las necesidades que teníamos en el momento.

Pero además, los niños no eran lo mío. En la entrevista fui honesta, tanto, que al momento de contratarme, Pablo y Adelaida me dijeron que a pesar de tener a personas que se estaban postulando al cargo, licenciadas en pedagogía, con estudios en Montessori, amantes de los niños, decidían contratarme porque “los niños tenían que hacer un trabajo conmigo”.

Foto de mi archivo personal.

Y sí que lo hicieron. Pablo lo supo y sabía que tenía a los niños como sus aliados, porque los niños, sin duda, son maestros transformadores. Iniciar ese trabajo fue uno de los retos más grandes a los que me he enfrentado en la vida. Fue una revolución en todo sentido. Pablo me dio uno de los regalos más grandes de mi vida, con un profundo sentido de amor incondicional, pues al final del día, el Sr. Lipnizky no me conocía. Pablo está perfectamente conectado con su propósito de vida y su proyecto educativo, al que le ha dado forma junto a Adelaida Sorzano, habla por sí solo. No puedo estar más que agradecida.

Otro día profundizaré en cuanto a mi trabajo en esa época de mi vida. Cuando trabajé como guía Montessori en el Jardín Mundo Montessori y luego en el Colegio Ekirayá en la Calera.

Hoy quiero hablar de los regalos que Pablo me dio para la vida y por lo que estoy infinitamente agradecida:

  1. Idear y traer a la vida el proyecto Colegio Ekiraya Montessori, un espacio en el que se concreta a través de las acciones, la educación de ciudadanos conscientes, responsables, que se hacen cargo de sí mismos, de su autocuidado, personas que se observan y se conocen; que saben y reconocen la interdependencia, personas que reconocen al otro, incluyendo a quienes estuvieron antes y a quienes vendrán después; la educación del ser humano reconociendo el entorno, sabiendo en dónde están, conscientes del cuidado de la naturaleza, de los elementos, de las cosas… el cuidado y el respeto de la historia (que tiene que ver con lo que escribí arriba sobre quienes estuvieron antes y después, reconociendo también que cada uno de nosotros hace su propia historia y afecta la de los demás). Y finalmente, la consciencia de la abundancia, de la prosperidad. Si bien mucho de esto fue planteado por María Montessori con su Flor de la Paz, dentro de su área de Educación Cósmica y Paz, Pablo ha creado junto con Adelaida y todo el equipo, un espacio en donde eso se muestra, pero sobretodo se VIVE.
  2. Exigencia, disciplina y carácter. Detrás de esa voz y apariencia bonachona, hay un hombre que entiende el amor y la felicidad de una manera muy diferente a como normalmente los concebimos. Pablo logró “sacarme la piedra” muchas veces, fue muy duro, directo y percibido como antipático, porque es alguien que confronta, porque es un hombre observador que no le cree a la posición de víctima de nadie, porque puede señalar sin temblar en dónde estamos descuidados y fallando con el fin de que nos hagamos cargo, porque al final del día, es una persona que cree en el potencial que tenemos. Si eso no es amor, ¿qué es?
  3. Entrenamiento personal y profesional tanto en el Colegio como en Insight I. Pablo fue el facilitador de este entrenamiento que fue muy importante para mí. Todavía trabajo en cada uno de esos aspectos y es probable que vaya por más, me caería muy bien dar otro paso en este momento efervescente de mi vida.
  4. Buscar la claridad e ir a la acción, orientada hacia propósitos. Un tiempo para la auto observación con objetividad. Tener claro el destino para poder armar un plan de acción, medible, ajustable. Formar equipos buenos para llegar a ese puerto, exigir, concentrar, tener mucha paciencia (sin convertir al otro en tirano), buscar el máximo potencial en todo. Invertir. Terminar lo que se empieza. Celebrar los logros, reconocerlos sin excusas y sin modestias hipócritas.
  5. Grandes amigos: Cada niño que conocí en el colegio, cada familia, mis compañeros de trabajo. Aún los conservo, aún hablo con muchos. Estos niños que recibí con tres añitos y que ahora son adultos… ¡wow! Es un honor tenerlos en mi vida y saber de ustedes, mis maestros. Todos mis maestros. Gracias.
Algunos de mis maestros en un día especial

Es un momento de agradecerle a estos dos Pablos que han abierto puertas para el desarrollo de mi potencial.

Oigan el podcast. ¡Feliz semana!

Publicado por la_podcastera

Encarretada recogiendo y entregando historias. Mi podcast: https://www.spreaker.com/user/veroloops

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: